INICIACIÓN AL SENDERISMO

“Uno de los placeres más sencillos de realizar por el ser humano, es pasear. Pasear se puede transformar en una buena actividad para nuestra salud , si lo hacemos de forma rápida, y si esto lo trasladamos a la montaña y su entorno; valles, ríos, lagos, arboles, fauna, etc., se convierte en una de las actividades deportivas más gratificantes que podemos realizar, para disfrutar de la visión de hermosos paisajes, estar en pleno contacto con la naturaleza y al mismo tiempo mantenernos en buena forma física, si lo hacemos regularmente.

El senderismo, como tal, lo puede realizar cualquier persona, no importa la edad, que no tenga graves problemas de salud.

Practicar esta actividad nos hará, poco a poco, entrar en el mundo apasionante de las montañas, y entroncándonos con su entorno formar parte de su naturaleza.

Así que, hay que levantarse del sofá, quitarse las telarañas y una vez apagado el televisor, salir de la ciudad y sacarse el estrés de nuestra vida, practicando el senderismo que, bien solo, o mejor acompañado, nos hará crecer como personas, y veremos que tanto nuestra salud, como nuestra forma física y anímica, mejorará de tal manera que nos será más fácil enfrentarnos a los retos de nuestra vida diaria.

Vamos a realizar este deporte, para disfrutar, (sin marcarnos ninguna meta). Vamos a realizar este deporte, para conocer gente, (podemos apuntarnos a algún centro excursionista de nuestra localidad). Vamos a realizar este deporte, para crecer como personas, conocernos mejor a nosotros mismos, y así, poco a poco, sin prisas, ir poniéndonos nuevos retos, que tal vez, en un futuro no muy lejano, nos harán enfrentarnos a las altas montañas.

Al principio, al iniciarnos en el senderismo, tendremos que empezar por rutas que no tengan mucho desnivel y que no sean muy largas, las primeras veces es mejor no cansarse mucho y que la vuelta a casa de una excursión, no sea una pesadilla, y que al día siguiente no nos levantemos llenos de agujetas. Nuestro recuerdo de las caminatas, tienen que ser siempre buenos, si no, mal empezamos.

Si no estamos acostumbrados, nos daremos cuenta que no tiene nada que ver hacer rutas sin desniveles, que con ellos, al andar por las montañas, tenemos que emplear músculos  de nuestro cuerpo que no usamos normalmente, y el cansancio al ascender por este motivo y por la altura, es mucho mayor.


Lo primero que tenemos que hacer para empezar nuestra actividad, es equiparnos bien. Tenemos hoy en el mercado numerosas firmas de ropa deportiva, que nos facilitarán nuestra equipación.

Comenzamos con los pies, para ello, elegiremos el calzado que mejor se adapte a nosotros. Intentaremos  elegir unas zapatillas o mejor botas, a ser posible de media caña, (protege los tobillos), con una buena suela y que a su vez sean impermeables y transpirables. Comprarlas un poco más grandes de vuestro número, ya que las acompañaremos de unos buenos calcetines para Trekking, que nos evitarán hacernos rozaduras en los pies, y harán que nuestras caminatas sean más confortables. Ya sabéis, en botas y calcetines no escatiméis.

La ropa la elegiremos según la estación del año, en cuanto a esto, hemos avanzado siglos, y los nuevos materiales y tecnología empleada para fabricarla, hacen que esta sea ligera, transpirable y muy confortable.

En nuestras excursiones por la  montaña, llevaremos una mochila, que nos permitirá transportar todo lo que necesitemos para la marcha.

Durante las excursiones, incluso en verano, es conveniente que no dejemos partes de nuestro cuerpo expuestas al sol, (piernas  y brazos), es mejor protegerlas, hay ropa muy ligera para ello.

También es conveniente usar bastones, mejor dos, uno en cada mano, esto nos ayudará mucho en nuestras marchas y aparte de proporcionarnos más seguridad y equilibrio, nos serán de gran utilidad en los descensos, descansando partes de nuestro cuerpo, (sobre todo las rodillas), y permitiéndonos también trabajar durante la marcha, los brazos y el tronco superior.

Cuando inicieis cualquier excursión, haceros con mapas de la zona y no olvidaros de la previsión del tiempo, estas dos cosas son muy importantes para vuestra seguridad.

En la montaña, por los cambios bruscos del tiempo, lo que ha comenzado como un día hermoso y soleado, en unos momentos puede acabar, por una fría y fea tormenta, y bajar de golpe varios grados la  temperatura (llevar siempre alguna prenda de abrigo aunque sea verano).

Pues nada, es vuestro momento, con estos consejos, un poco de paciencia, y vuestro esfuerzo, podéis conseguir lo que queráis.

Visitar los Pirineos, sentir su grandiosidad, sus colores y sus olores; ir a Picos de Europa y hollar sus collados, pasear por sus prados y disfrutar de sus espectaculares montañas; andar por los alrededores  de vuestros pueblos y de las sierras cercanas a vuestras ciudades, descubrir el senderismo, y a lo mejor, el también os descubrirá a vosotros mismos.

Un saludo y buena ascensión.”
Fuente: http://www.cuentatuviaje.net/consejo.asp?id=30&key=INICIACI%C3%93N%C2%A0AL%C2%A0SENDERISMO

 


Leave a Reply